Purificación del aire

El ozono en contacto con el aire, es capaz de eliminar olores extraños, bacterias y esporas de hongos. Puede ser aplicado en hospitales, quirófanos, ambientes domésticos y espacios de alto tráfico de personas, con la finalidad de prevenir enfermedades y mejorar la calidad de vida.

Esterilización del agua

El ozono en contacto con el agua desintegra parásitos, elimina olores y sabores extraños, como también rastros de agentes químicos, luego de un breve periodo de tiempo se desvanece como oxígeno sin dejar rastro. Es un excelente método de potabilización y embotellamiento de agua.

Limpieza de granos

La aplicación del ozono en los granos reduce los niveles de microorganismos, hongos, pesticidas y plagas perjudiciales para la comercialización del mismo, puede ser implementado en silos o en procesos de beneficiamiento.

Desinfección de alimentos

Este gas logra desinfectar una amplia variedad de alimentos como, frutas, verduras carnes y cereales, extendiendo su tiempo de vida útil al implementarlo en el envasado o almacenamiento.